Todo sobre la raza de gato Burmilla

El gato Burmilla es una raza elegante y fácil de llevar que presenta muchas de las grandes cualidades que provienen de sus antepasados, los gatos birmanos y persas. Esta raza es un feliz accidente, un emparejamiento que no fue intencionado pero que dio como resultado un gatito asombroso. Aunque es relativamente nuevo y raro, si te cruzas con un gato Burmilla, quedarás completamente prendado de él.

Estos gatos son fabulosas mascotas primerizas, pero no son fáciles de conseguir. Para saber más sobre el maravilloso gato Burmilla y cómo es vivir con uno, sigue leyendo.

Gato burmilla …de un vistazo
Personalidad Despreocupada, independiente, amistosa
Esperanza de vida 10-15 años
Peso 6-13 libras
Abrigo & colores Corto o mediano; blanco plateado con puntas o sombreado
Nivel de energía Medio
Nivel de afecto Medio
Amabilidad Alta
Nivel de vertido Medio
Aseo obligatorio Baja

Visión general del gato Burmilla

El gato Burmilla

Los gatos Burmilla son de tamaño pequeño a mediano, y los machos suelen ser más grandes que las hembras. Son fornidos y musculosos, aunque amables y ágiles. Al admirar a un gato Burmilla, reconocerás fácilmente su pelaje suave y afelpado y su comportamiento tranquilo. Es, sin duda, un gato hecho para acurrucarse.

Peso

Los gatos Burmilla machos suelen ser más robustos que las hembras. Las hembras pueden parecer delicadas, pero robustas al fin y al cabo. Esta raza suele pesar entre 2,5 y 4,5 kg, siendo los machos más pesados.

Lo activo y juguetón que sea tu Burmilla también puede influir en su peso. Al ser un cruce entre birmano y persa, los Burmillas pueden tener una personalidad muy activa o dócil.

Longitud

Los gatos Burmilla son de tamaño pequeño a mediano y su aspecto puede variar realmente. Algunos gatos Burmilla pueden ser más largos que otros, sobre todo porque las hembras son conocidas por ser más elegantes y alargadas que los machos. Los gatos Burmilla pueden medir hasta 30 cm, con cuerpos y colas proporcionados.

Pelaje

El pelaje de un gato Burmilla es de corto a medio e increíblemente suave. Puede ser liso o con dibujos colourpoint, pero puede presentarse en una amplia gama de colores, como blanco plateado, negro, azul, chocolate, crema, lila, albaricoque, beige o carey.

Su pelaje suele ser más bien de color crema en la base, con marcas en forma de punta, lo que les da un aspecto muy brillante. El pelaje de un Burmilla es una de sus características más notables, ya que engloba los pelajes de los gatos Birmano y Persa.

Esperanza de vida

Los gatos Burmilla suelen gozar de buena salud. Si se les cuida adecuadamente, suelen vivir entre 10 y 15 años.

Para que tu gato Burmilla siga vivo y feliz el mayor tiempo posible, asegúrate de fomentar el ejercicio, alimentarlo con comidas nutritivas y visitar al veterinario con regularidad.

Historia del gato Burmilla

El gato Burmilla

El gato Burmilla tiene una historia bastante reciente, ya que sólo se originó a raíz de un accidente ocurrido en la década de 1980. Una baronesa del Reino Unido tuvo uno Gato persa y una Gato birmano como mascotas. Tras un apareamiento accidental, una camada de gatitos de pelaje espeso y brillante y dulce personalidad robó el corazón de la baronesa.

El gato persa tenía un pelaje muy plateado, conocido como color chinchilla, por lo que, combinado con el birmano, surgió el nombre de Burmilla. Como la baronesa se había enamorado tanto de estos nuevos gatitos, se trabajó para preservar la raza y ayudar a su expansión.

Aunque el gato Burmilla puede ser buscado por su comportamiento y aspecto, sigue siendo una rareza encontrarlo.

Características del gato Burmilla

Los gatos Burmilla son una raza hermosa con rasgos llamativos. Aunque su aspecto es a la vez elegante y poderoso, los rasgos de esta raza pueden ser toda una yuxtaposición. Tienen un aspecto de delineador oscurecido que enmarca sus ojos y contrasta enormemente con su color de ojos verde brillante. Sus ojos suelen ser grandes y almendrados, y resulta muy evidente cuando te miran.

Estos gatos tienen un pelaje brillante, con puntas plateadas, que les da un aspecto muy brillante, sea cual sea su color. Su pelaje varía de color y suele considerarse de longitud media, pero ésta varía de corta a semilarga.

Personalidad y comportamiento

Gato burmilla jugando con una manta

En cuanto a la personalidad, los gatos Burmilla son conocidos por ser una mezcla perfecta de las razas persa y birmana. No sólo son juguetones, extrovertidos, sociables y amistosos como sus antepasados birmanos, sino que también pueden ser tranquilos, independientes, tolerantes y relajados como los persas. Sueles obtener lo mejor de ambos mundos: un gato cariñoso y juguetón, sin estar demasiado necesitado.

Los gatos Burmilla disfrutan de la compañía de otras mascotas y de sus congéneres. Les gusta participar en la vida de su familia, pero no necesitan entretenimiento constante. Son fáciles de llevar y no exigirán tu atención, sino que se relacionarán contigo cuando sea apropiado. Por supuesto, estarán encantados de pedirte un poco de cariño acurrucándose en tu regazo al final del día.

Cariñoso pero independiente

Tu Burmilla querrá tu afecto. Les gustan los mimos, las mascotas agradables y la adoración suave.

Por otra parte, pueden ser independientes y les gusta su espacio. Abrumarles con afecto podría ser estresante para tu gato Burmilla. Empezarás a captar los momentos en que tu gato quiere y no quiere tu afecto a medida que le vayas conociendo y establezcas una conexión.

Cuidar a un gato Burmilla

Gato Burmilla en el exterior con correa

Los gatos Burmilla son conocidos por su estilo de vida de bajo mantenimiento y su actitud despreocupada en general. Esto los convierte en mascotas maravillosas para las personas que nunca antes han adoptado un gato. No exigirán demasiado de ti para ser felices, pero eso no significa que no tengan necesidades específicas que satisfacer.

Dado que los gatos Burmilla son más voluntariosos que muchas otras razas de gatos, puede que necesites que participen en actividades para asegurarte de que viven una vida lo más sana posible. Por ejemplo, es posible que estos gatos no se cansen con juegos independientes, así que tendrás que involucrarte. En este caso, cualquiera puede ponerse manos a la obra, ya que los Burmillas suelen llevarse bien con todos: otros gatos, perros, niños, ancianos y todos los demás.

Atención y ejercicio

Los gatos Burmilla pueden ser torpes, pero eso no les impide trepar por la casa y explorar nuevos espacios. Ofrece árboles altos para gatos y perchas robustas para tu Burmilla le proporcionarán el enriquecimiento que necesita para ser feliz. Es probable que jueguen contigo si te comprometes con ellos, ya que no les gusta rechazar la oportunidad de estar con sus humanos.

Si se les adiestra adecuadamente, puedes sacar a tu gato Burmilla con correa para que explore el mundo exterior con seguridad. Son lo bastante listos como para aprender a jugar a la pelota y a completar puzzles, todo lo cual contribuye a mantener feliz a tu Burmilla.

Si tu Burmilla se aburre demasiado en su vida cotidiana, puede reaccionar de forma destructiva. Puedes evitar este comportamiento teniendo a mano juguetes y juegos para tu Burmilla.

Aseo

Los gatos Burmilla son relativamente fáciles de mantener cuando se trata de acicalarlos. Deberás cepillar su pelaje una vez a la semana para evitar que se formen nudos o esteras en su interior. Puedes utilizar un peine de acero inoxidable para cepillarles y ayudarles a mantener su pelaje sedoso.

Los gatos Burmilla pueden beneficiarse de limpiezas dentales regulares para evitar enfermedad periodontalenfermedad muy frecuente en los gatos. También necesitarán que les recortes las uñas al menos una vez al mes. Deberás asegurarte de que se alimentan con una dieta muy nutritiva y de que hacen ejercicio con regularidad, ya que estos gatos son más propensos al sobrepeso.

Una alimentación adecuada juguetes para el enriquecimientoalimentos nutritivos, y un caja de arena autolimpiable puede ayudar a mantener a tu gato muy cómodo, limpio y bien educado en tu casa. Una caja higiénica siempre limpia ayuda a reducir las posibilidades de que se produzcan eliminaciones inadecuadas (y de que la arena se esparza por la casa).

Cuestiones relacionadas con la salud

Los Burmillas son gatos relativamente sanos que pueden tener una vida larga y feliz. Pueden ser propensos a sufrir alergias y enfermedades relacionadas con los riñones, como la poliquistosis renal, a medida que envejecen. Con citas regulares programadas con el veterinario, puedes detectar problemas médicos y relacionados con la salud a medida que tu gato envejece.

Como padre de un gato, es probable que puedas reconocer si a tu Burmilla le pasa algo basándote en cómo cambia su comportamiento.

Adoptar un Burmilla

Como ya hemos dicho, es raro encontrar esta raza, y mucho menos en un refugio de animales. Si te interesa adoptar a uno de estos adorables gatos, quizá tengas más suerte con los refugios de razas raras o de razas específicas.

Cuando acoges a un gato Burmilla, consigues un mejor amigo para toda la vida. Este gatito te consolará cuando lo necesites y estará muy contento como compañero en tu hogar.

Deja un comentario